Toma el control

En un mundo así veloz y cambiante con tanta información llegando y yéndose nos sentimos incapaces de tener un cierto control sobre nosotros mismos. Es como si las cosas nos sucedieran sin que tuviéramos el mínimo poder de decisión.
¿Qué es lo que entra en nuestros pensamientos? ¿Cuáles son las cosas o emociones que se quedan grabadas durante nuestro día? Todo lo que está afuera está empujando constantemente por un espacio en nuestra vida y en nuestra mente. ¿Quién puede mantener un equilibrio sano cuando estas tirado en tantas direcciones? ¿Qué tiempo tenemos para reflexionar en lo sano de dejarnos llevar por la corriente?
Es difícil parar y darse un momento o quizás hasta mas de unos minutos para reflexionar y para separar las actitudes y decisiones sanas de las no tanto. Sí, podemos decidir y muchas veces nos olvidamos de que somos nosotros los que estamos en la puerta que permite o no la irrupción que varias actividades o personas nos provocan. No todo es nocivo, estar comunicados y dar una línea de llegada a los que pueden necesitar de nosotros en una auténtica crisis o emergencia es algo para lo cual debemos tener siempre nuestra puerta abierta.
Lo que tendríamos que evitar es no ejercer control alguno e ir viendo de acuerdo con la llegada de las problemáticas o interferencias que se nos presentan en nuestro día a día. Esa táctica, no es una táctica en sí. Es delegar a la fortuna y a las circunstancias externas que decidan por nosotros.
Tener un plan acerca de nuestros días e incluso semanas, incluyendo en él, periodos de descanso, de placer y de reflexión junto con actitudes y comportamientos de no aceptar, como regla general.
Si no moldeamos nuestra vida, o al menos intentarlo, vamos a sentir como si fuéramos arrasados por ella como hojas muertas que vuelan en la dirección que el viento sople. Por supuesto que hay imprevistos y como son parte de la vida de cada uno, tenemos que aprender a gestionarlos cuando estos se presenten, pero eso no es una excusa para no tener una guía o un pan para nuestras vidas.
No hay nada mas lindo que al fin de nuestro día o nuestra semana y ver que alcanzamos la mayor parte de nuestros objetivos. El orden y la constancia generan buenos resultados y cuando aun asi no los tengamos, ya que es un proceso que toma tiempo, siempre podemos aprender de nuestros errores y tomarlos como lecciones que nos ayudaran a crear un plan mejor. El sentirse satisfecho y capaz es algo que genera un bienestar en tu propia piel que pocas cosas pueden igualar. Planea y se tolerante contigo mismo, ajusta tus objetivos y tus rutinas y paso a paso construye tu vida sobre tus propias decisiones y no sobre lo que los demás pretenden o exigen de ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s