Palabras nada más

Cuantas veces lo había mirado a los ojos esperando encontrar allí la respuesta tanto anhelada. Él le sonreía y estaba de nuevo al punto de inicio. Sus acciones y la ternura con la que gradualmente venía impregnado cada gesto la desarmaban. Pero todavía faltaba algo. Dos palabras. Dos sencillas palabras con las cuales soñaba.Quizás mañana, se decía a sí misma.

Y el  mañana llegaba, y también se iba. Siempre ahí en lo recóndito de su corazón estaba ese deseo aún no completamente satisfecho. ¿Esas dos palabras conseguirían hacerlo?No tenía respuesta a esa pregunta, al menos no por ahora.

¿Estaba buscando una razón para no ser completamente feliz? ¿Ser completamente feliz era una quimera? ¿No podría bastar la demostración cotidiana de amor, deseo y respeto que se tenían? ¿Eran en serio tan importantes esas dos palabras?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s