Me he preocupado siempre de no caer en excesos. De mantenerme siempre alejada de los extremos. La demasiada emoción me asusta. El caer en la emotividad o sentimentalismo lo considero una especie de debilidad. Mejor llevar una vida racional y ordenada donde todo esta en su lugar y todo va como debiera. Me felicito por ser tan correctamente gris y sin embargo mis emociones son un caos completo que amenazan tumbarme para ya no levantarme más. Todavía voy “ganando” . El torbellino está muy cerca, las vallas que he construido se están debilitando, han aguantando demasiado tiempo la normalidad de lo que debería hacer o decir . Ya no sé más que hacer para mantener esta máscara que llevo en el alma . Me encontraré a mi misma o ya no sabré distinguir entre la esencia y la costumbre. Éstas son las únicas opciones que quedan.

Máscara 

2 comentarios en “Máscara 

  1. No te preocupes por sujetar tu máscara, déjala al fin caer.
    atrevete a dejarte ir junto a tus emociones.
    porque cuando estructuras mucho tu vida, basta un pequeño temblor para desarmarte por completo.
    En cambio cuando fluyes… dependiendo de la fuerza con la que lo hagas… puedes arrasar con todo.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s